Garrotxa Cultour - Página Principal

Menú Inicio
Propuesta Garrotxa Cultour
Ermitas románicas de la Garrotxa

ER
Ermitas románicas de la Garrotxa

  1. A+
  2. A-
39 Elementos en esta propuesta
La Garrotxa es una comarca repleta de pequeñas ermitas románicas, algunas milenarias, esparcidas por colinas y valles.

Descripción

Cambiar a texto infantil Cambiar a descripción normal
El arte románico de la Garrotxa: La mayoría de restos arquitectónicos medievales de la Garrotxa datan de los siglos XII y XIII, aunque también podemos hallar algunas edificaciones anteriores al siglo XI. De hecho, la arquitectura románica de la Garrotxa sigue las directrices arquitectónicas del románico del siglo XII. A pesar de que en la Garrotxa, actualmente no se conserva ninguna iglesia anterior al siglo XI, sabemos, por la documentación encontrada, que existen numerosas referencias que indican la importancia que tuvieron estas en su época. Desgraciadamente, los restos que han resistido al paso de los siglos se limitan a los ábsides y edificios reformados posteriormente. En la Garrotxa hallamos formas de arte románico tradicional, como las construcciones que se rigen según el estilo lombardo, pero también hallamos otras formas de arte románico más avanzadas. Es habitual encontrar estructuras de arcos formeros que soportan la bóveda de la nave de la iglesia, donde los arcos ciegos de estilo lombardo son más un elemento constructivo y tecnológico que no decorativo. Las características comunes de los edificios románicos son las siguientes:
  • Orientación hacia el este. Es por donde sale el sol y se creía que en esa dirección estaba el paraíso.
  • Planta en forma de cruz latina, es decir, dos naves cruzadas donde la principal era más ancha y larga.
  • Ábside en la cabecera y, a veces, alguna pequeña capilla.
  • Techos en forma de bóveda de cañón, logrados con arcos de medio punto.
  • Muros macizos, bajos y con ventanas pequeñas.
  • Contrafuertes para reforzar los muros desde el exterior.
  • Influencia del arte bizantino
  • Uso de la técnica del fresco
  • Escaso dominio de la perspectiva
  • Colores planos
  • Imágenes rígidas y hieráticas
  • Ausencia de fondo o paisajes
Casi todo el mundo sabe que en el interior de los edificios románicos había frescos pintados en las paredes, pero lo que no es tan conocido es que seguramente también había frescos en el exterior. Estas pinturas no se habrían conservado como consecuencia de la exposición a los elementos y del paso de los siglos, pero se tiene conocimiento de ello gracias a pruebas científicas que se han realizado en algunas ermitas de La Vall de Boí. Las pinturas y las esculturas, además de funciones decorativas, tenían una función educativa y religiosa. Puesto que la mayoría de habitantes no sabían leer ni escribir, estas imágenes se utilizaban para mostrar los personajes y temáticas de la religión cristiana. Por esa razón se suele decir que las iglesias románicas eran biblias en imágenes.
El arte románico en la Garrotxa: Llamamos arte románico al modo de hacer los edificios, las pinturas o las esculturas de hace mil años. En esta ruta visitaremos una serie de iglesias y edificios que fueron construidos entre ochocientos y mil años. Poco después que la Garrotxa fuera reconquistada por los futuros catalanes a los sarracenos.

Hace poco más de mil años, Cataluña – y también la Garrotxa – formaba parte del mundo árabe. Los sarracenos habían conquistado toda la península, subiendo desde Andalucía hasta los Pirineos, pero al no poder avanzar más, empezaron a retroceder y a perder territorio ante los catalanes, ayudados por el rey de Francia. Los sarracenos eran de religión musulmana, su dios era Alá y su profeta Mahoma, mientras que los catalanes eran cristianos, creían en Dios y su profeta era Jesús. Por eso, una manera de marcar territorio era construir edificios religiosos a medida que iban ganando tierras a golpe de espada a los sarracenos. Eso explica por qué las ermitas románicas más antiguas están al norte de Cataluña, ya que el sur y el País Valenciano tardaron mucho más a ser reconquistados.

La religión cristiana existe desde hace 2.000 años. Las ermitas y las iglesias son el lugar donde los cristianos han celebrado y continúan celebrando misas y los principales acontecimientos en sus vidas, como el bautismo, las bodas o los entierros. En todas las ceremonias se explican pasajes de la Biblia, y por esa razón las iglesias románicas tenían pinturas y esculturas que ilustraban escenas del libro sagrado o de la vida de los santos, para que se entendiera mejor. Hemos de entender que la gente de aquella época no sabía leer ni escribir, y tampoco era imprescindible, ya que aún no se había inventado la imprenta y por lo tanto no había ni diarios ni revistas. ¡Tampoco tenían radio, ni televisión, ni móvil ni internet!

Puesto que las ermitas de la ruta son muy antiguas y han sufrido muchos avatares desde que se construyeron, como guerras, terremotos o simplemente que los que vivieron allí siglos más tarde hicieron obras para hacerlas más modernas, los edificios románicos que veremos no siempre conservan su estado original. En muchas ocasiones pues, las iglesias o ermitas han sido modificadas en los siglos posteriores, de manera que solo son de estilo románico algunas partes de ellas.

Curiosidad

Muchas de estas iglesias tienen unas cerraduras y unos cerrojos en forma de serpiente o dragón. Hay poca documentación de esta época, pero los dragones y las serpientes en los cerrojos representan los guardianes del umbral que separa el mundo real del mundo sobrenatural. De esta manera, el dragón o la serpiente quieren impedir la entrada de enemigos a lugares sagrados. La barra del cerrojo se identifica con la cola de la bestia del Apocalipsis de San Juan, que “arrastró la tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó sobre la tierra”. La protección de dragones y serpientes se ve reforzada por el crismón de Jesucristo, la imagen que lo identifica (con la primera letra griega, alfa, y la última, omega, que representa el principio y el fin, es decir, la eternidad). Cuando aparece una llave de hierro indica que es la llave de San Pedro, que tiene la llave del cielo.

Datos complementarios

Te recomendamos que visites el monasterio de Sant Sepulcre de Palera. Fue construido hace más de 1.000 años y pertenecía a la orden de los caballeros del Santo Sepulcro que lucharon en las cruzadas de Jerusalén. Por ese motivo se otorgaron al monasterio las mismas prerrogativas que a Tierra Santa, a miles de kilómetros de aquí. Es decir, que si visitamos el Sant Sepulcre de Palera, es como si hubiéramos estado en contacto con los muros de Jerusalén.

Más Información

Geografía: En esta ruta recorreremos varias zonas de la Garrotxa: la Alta Garrotxa, Les Preses y Maià de Montcal.
La Alta Garrotxa es uno de los territorios más importantes del Pirineo Oriental. A medio camino entre las comarcas de la Garrotxa, el Ripollès y el Empordà, la Alta Garrotxa acoge los municipios de Beuda, Montagut i Oix, Sales de Llierca, Tortellà, Sant Joan les Fonts y La Vall de Bianya, que visitaremos más adelante. También nos detendremos en Les Preses, un municipio a 4 km de la capital de la Garrotxa, Olot, que forma parte del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa. Aunque es un municipio independiente, lo ubicamos en La Vall d’en Bas y su paisaje está formado por carenas, riscos y lomas.

Historia: La Garrotxa es una comarca habitada desde hace miles de años, como lo demuestran los restos de asentamientos humanos que van desde el Paleolítico, pasando por restos romanos y benedictinos, como en Sant Aniol d’Aguja. Durante la Edad Media, en la comarca, se empezaron a construir iglesias y ermitas muy sencillas, llegando así a lo que conocemos como arte románico.

Vocabulario común de la arquitectura románica
  • Ábside: Parte trasera de una iglesia donde suele estar el altar y el presbiterio.
  • Altar: Mesa de piedra o madera sobre la que se celebra la eucaristía.
  • Arco de medio punto: Arco semicircular que tiene el centro en la línea de arranque.
  • Arco toral: Arco dispuesto en sentido transversal en relación a la longitud de la nave.
  • Campanario de torre: Extremo superior de una iglesia donde están las campanas
  • Capitel: Elemento arquitectónico que corona normalmente la parte superior de una columna. Puede tener motivos florales, animales o humanos.
  • Esconjuradero: Pequeña edificación en forma de porche abierto a cuatro vientos situada cerca de la iglesia. El sacerdote se colocaba ahí para ahuyentar las tormentas y las granizadas.
  • Espadaña: Campanario de una sola pared con uno o varios huecos donde se colocan las campanas.
  • Lipsanoteca: Recipiente con tapa para contener pequeñas reliquias.
  • Ménsula: Elemento arquitectónico que sobresale, normalmente del ábside, que sirve para sostener alguna cosa.
  • Nave: En un edificio, espacio comprendido entre paredes, arcadas o hileras de pilares o columnas.
  • Pila bautismal: recipiente destinado a impartir el sacramento del bautismo.
  • Pila de agua bendita: Recipiente con agua bendecida ubicada en la entrada de la iglesia para que los fieles se santigüen al entrar al templo.
  • Pila de aceites: Pila de piedra, normalmente cuadrada o rectangular, donde se guardan los santos aceites utilizados en los distintos sacramentos.
  • Presbiterio: Parte de la iglesia, en el fondo de la nave central, donde hay el altar mayor. Es reservada a los clérigos.
  • Tímpano: Espacio semicircular que constituye la parte superior de una portalada románica o gótica, con decoración escultórica.