Garrotxa Cultour - Página Principal

Menú Inicio
Punto de interés patrimonial

Sant Sepulcre de Palera

  • Sant Sepulcre de Palera
  1. A+
  2. A-

Descripción

A medio camino entre Besalú y Beuda encontramos un camino a mano derecha que nos conduce al Sant Sepulcre de Palera, un antiguo monasterio románico del siglo XI, situado en medio de los bosques de Palera. Solo se conservan en buen estado una iglesia y tres naves. Aunque la construcción del Sant Sepulcre de Palera data del año 1075, fue consagrada en el año 1085 por el obispo de Girona, Berenguer Guifré. Según el acta de consagración, el priorato de Palera disfrutaba de los mismos privilegios que los que se otorgaban a aquellos que visitaban Tierra Santa, lo que la convirtió en un lugar de culto y peregrinación muy concurrido. Del conjunto monástico de Palera se conserva la mayor parte de los vestigios arquitectónicos, de los cuales la iglesia románica es el más importante y conocido. La iglesia se ubica en el lado norte del conjunto monástico, con planta de tres naves y ábside semicircular. Los ábsides se abren en las naves con anchuras graduales, excepto en los laterales, donde las distancias son muy cortas y solo se ven en alzado. La nave central está cubierta con una bóveda de medio punto y con bóvedas de cuarto de círculo en los laterales. La simplicidad de la arquitectura de la iglesia es total, y solo se rompe por unas ventanas de doble derrame al fondo de cada ábside y por una ventana actualmente tapada en la pared de mediodía. La iglesia románica tiene una fachada austera con una espadaña de doble ojo. Todavía podemos observar, con dificultad, el atrio que precedía la iglesia, que fue derruido en una mala restauración en el año 1962. A la parte de atrás de la iglesia se observan los tres ábsides del templo. La iglesia del Sant Sepulcre de Palera es un ejemplo de tipología arquitectónica extremadamente simple, poco extendida en la arquitectura catalana del siglo XI. Juntamente con Sant Feliu de Beuda y Santa Maria de Vilabertran, la iglesia se considera un ejemplo de transición entre las formas de la arquitectura lombarda y la arquitectura del siglo XII, por su simplicidad, desnudez, volumetría y refinamiento tecnológico en sus paramentos.